sábado 28 de noviembre de 2020 - Edición Nº531

Sector Inmobiliario | 5 nov 2020

Optimismo desde RE/MAX

El mercado, en fase de reactivación

Octubre fue el mes de 2020, superando las expectativas", aseguró el Ceo de la red de franquicias inmobiliarias


En un contexto de crisis y de múltiples efectos negativos provocados por la pandemia de Covid-19, que una empresa pueda decir que está trabajando por encima de los objetivos que se había propuesto a principios de año, es toda una rareza.Pero es el caso de la red de franquicias inmobiliarias Re/Max: el CEO de la compañía en Argentina y Uruguay, Sebastián Sosa, aseguró durante una teleconferencia que octubre fue el mejor mes de 2020, con una cantidad de operaciones que supera lo que habían proyectado para esta altura del ejercicio. Según Sosa, el mercado inmobiliario venía “pinchado” desde el año pasado y eso se complicó aún más cuando comenzó la pandemia que redujo la actividad casi a cero en abril y mayo.

Luego, empezó una lenta recuperación que se consolidó con una lluvia de consultas en agosto y septiembre, y un gran cierre de operaciones en los últimos 30 días. “El mercado está activo”, sintetizó Sosa.Uno de los representantes de Re/Max en Córdoba, Edgardo Tamarit, amplió que hay un par de factores que inciden en esta tendencia.El primero es el crecimiento de la oferta, debido a propietarios que necesitan de desprenderse de inmuebles para tener liquidez. Y esto se combina con una demanda que, si bien se vio afectada por el coronavirus, también se ha incrementado.

“Hay dos actores fundamentales: los que tienen dólares y ven una oportunidad de inversión; y los que tomaron la decisión de mejorar su calidad de vida, intentando salir de las grandes urbes y de los departamentos”, mencionó Tamarit.Como dato referencial, indicó que históricamente las ventas de terrenos han significado un 20 por ciento de las operaciones, y hoy esa proporción creció al 25 por ciento.

Carolina Hogner, de Re/Max Santa Fe; y Jesica Tobio, de Rosario, coincidieron con esta evaluación. Para Tamarit, un aspecto que ayuda es que el costo relativo de la construcción ha caído y que en Córdoba esto significa una oportunidad adicional para los loteos, debido a que la incidencia de la tierra sobre el valor final de edificar un inmueble es más baja que en otras grandes ciudades, como Rosario o Buenos Aires. “Un poco lo que sucedió con la pandemia es que generó una represa: la demanda estuvo contenida y además se generó una psicosis, de la gente que no quiere que venga una segunda ola y la agarre de nuevo en un balcón”, completó Sosa.

PRECIOS

Un aspecto clave que define siempre al negocio inmobiliario es a qué precio se valúan las propiedades. Con un dólar con tantos sobresaltos y una brecha cambiaria cada vez más alta, es un proceso cada vez más complicado.

 Según Tamarit, al comienzo de la cuarentena los precios, que se publican en moneda estadounidense, bajaron entre un 20 y un 25 por ciento. En ese lapso, el tipo de cambio de referencia (generalmente es el “blue”) pasó de 90 pesos a 170.Del pico al piso: en 15 meses, el precio en dólares de un departamento usado cayó 30% en Córdoba. “Cuando llegó a 130, los cierres se dieron con otra reducción de precio de entre 3,5 y cuatro por ciento. Hoy a 170, se dan con un ajuste extra de entre siete y 10 por ciento. La gente de alguna manera entiende que, en las circunstancias actuales, si tiene que desprenderse de una propiedad, debe acompañar con una reducción de los precios”, afirmó el corredor.

Para Sosa, la coyuntura actual es una buena oportunidad para quien puede vender y aspirar a comprar algo mejor. “Es mal momento para vender, pero bueno para comprar, así que es bueno para hacer ese cambio buscando una mejora en la calidad de vida”, afirmó. 

CONFLICTO LEGAL

Por otra parte, el CEO de Re/Max dedicó un apartado a explayarse sobre el conflicto legal que enfrenta la empresa a partir de septiembre pasado, cuando la Inspección General de Justicia (IGJ) de la Ciudad de Buenos Aires avaló un planteo del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de esa ciudad y determinó que la compañía ya no podrá operar, debiendo iniciar el proceso judicial de “disolución y liquidación”.

En este contexto, Sosa señaló que la compañía ha presentado toda la documentación que comprueba que su funcionamiento es legal, y que continuará realizando las acciones administrativas y judiciales pertinentes para seguir funcionando.Cabe destacar que, hasta que no exista una resolución final al respecto, Re/Max está habilitada para continuar operando.“El problemas es que se le ha provocado un daño muy grande a la marca. Me cuesta ponerle un número, pero está cerca del millón de dólares”, sostuvo. 

El ejecutivo insistió en que la modalidad de trabajo de Re/Max no es muy diferente de la de otras inmobiliarias que también tienen un corredor a cargo y después agentes de ventas. “Claramente, es una batalla más ideológica que legal. Esto no le ha pasado a Re/Max en ningún otro lugar”, remarcó Sosa.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS