miércoles 25 de mayo de 2022 - Edición Nº1074

Sector Inmobiliario | 21 ene 2022

Economía

Entre cierres y burbujas: cómo afectó la suba de casos de Covid a la actividad inmobiliaria

En CABA y en todo el país el aumento de casos entre el personal encendió alarmas, por el número de positivos y contactos estrechos. Otras opciones: vacaciones y atención remota


El tercer rebrote de COVID comienza a complicar el ritmo normal de las actividades económicas en nuestro país. La rápida propagación de nuevas cepas como Ómicron ya impactan entre el personal que atiende en las inmobiliarias que en varios puntos volvieron a estructurar burbujas sanitarias o directamente cerrar por vacaciones hasta que mejore la situación entre los que atienden al público, realizan visitas a los inmuebles, tasaciones, firmas de contratos, puedan retornar a sus lugares laborales.

Con más de 100.000 casos promedio en los últimos días, además de contagiados hay muchos empleados y titulares de las empresas aislados por contacto estrecho.

Esta situación no había ocurrido desde la cuarentena dura que se extendió entre fines de marzo y junio de 2020, cuando la mayoría operaron sólo vía remota o directamente se había suspendido la actividad por el DNU presidencial.

En CABA se estima que desde que se iniciaron las fiestas de Fin de Año, se infectó o se aisló entre el 10 y 15% del universo del personal, por lo cual, en muchos lugares ya estructuraron o reforzaron burbujas sanitarias.

Marta Liotto, presidenta del Colegio Profesional Inmobiliario (Cucicba) que concentra a 8.000 matriculados, dijo lo siguiente: “tanto el colegio como la mayoría de las inmobiliarias que lo integramos tenemos dos grupos divididos, unos tratan de quedarse en la oficina para atender a la gente sobre todo a la hora de firmar locaciones de viviendas o de locales comerciales, y algún boleto de compra-venta que se haga, y el otro grupo de personas que son quienes muestran los inmuebles o toman las reservas de alquiler o compra en domicilios, trabajan vía home office o nos contactamos telefónicamente”.

También hay otros que alternan, van presencial lunes, miércoles y viernes, y otro lote de personas van los martes, jueves y sábados (algo común en el sector, ya que hay movimiento de clientes interesados en alquilar o comprar que durante la semana por temas laborales se les complica visitar inmuebles). Y si en algún momento uno de los grupos se contagia, actúa de forma desdoblaba el otro, y se minimizan los riesgos entre compañeros.

“Así trabajamos tanto en el Cuciba como en nuestra empresa ubicada en Villa Devoto, y así se rota de personal para evitar problemas. Por lo general el que hace home office es quien muestra inmuebles”, amplió Liotto.

Mientras que en la provincia de Buenos Aires, donde se estima que hay más de 12.000 empresas del sector, también empieza a haber problemas por el avance furioso de casos positivos.

Mirta Líbera, titular de la Cámara Inmobiliaria de la Provincia de Buenos Aires (CIBA), destacó que en La Plata y cercanías hay casos de empresas del sector que ya confirmaron problemas para atender con normalidad a sus clientes, además de tener gente de vacaciones. “Algunas firmas unipersonales han cerrado, y si los titulares están con síntomas leves o nulos, solo aislados trabajan desde sus hogares atendiendo por teléfono y asesoran si pueden. Y en otros, lo que sabemos es que si se tienen que aislar alguno, como contacto estrecho se aísla también el compañero, el que ha estado junto y los demás siguen. Supimos de aislados en personal tercerizado, mantenimiento y profesiones de mantenimiento en nuestro caso plomero y equipo. Y también de propietarios que no autorizan visitas o inquilinos que avisan por demoras, por aislamiento”, detalló.

Desde el sector argumentan que las medidas de bioseguridad se mantuvieron siempre como el ingreso de clientes con barbijos, acceso a las oficinas de a uno o dos personas según espacio, protecciones en escritorios, entre otras.

Por su parte, Emilio Caravaca Pazos, presidente de la Federación Inmobiliaria de la República Argentina (FIRA), brindó un panorama federal y sostuvo que en las últimas semanas se elevaron los contagios hay muchas inmobiliarias que tuvieron parte del personal aislado, en algunos casos como consecuencias de las reuniones de las fiestas. “En el caso de las firmas o profesionales unipersonales es más complicado porque a veces tienen que cerrar unos días hasta tener el alta tanto por contagio como por contacto estrecho. A eso se le suman en los casos de aquellas estructuras un poco más numerosas las vacaciones de parte del personal que por lo general lo hacen en esta época”.

Aunque también es una realidad que los meses de enero y parte de febrero habitualmente en ciudades que no son turísticas suelen ser de una actividad un poco menor a la que se ve durante el resto del año. Diferente es el caso en aquellas ciudades con gran receptividad turística donde la actividad se incrementa en estos periodos.

Qué pasa en grandes ciudades

En Córdoba, donde el repunte de casos supera diariamente a CABA, hay varias compañías cerradas e incluso hasta los matriculados están contagiados, situación que hizo asemejarse a lo ocurrido en 2020, más que lo vivido en la segunda ola de abril a junio de 2021.

Agustín Tea Funes, presidente de la Cámara de Corredores Inmobiliarios de la Provincia de Córdoba (CACIC), comentó que “la expansión de Ómicrom complicó pero se sabe que es menos peligrosa que las anteriores, pero sí es muy contagiosa. Lo que han hecho otras empresas para evitar la propagación, es directamente cerrar de vacaciones hasta el lunes 17 de enero, y mantener una guardia vía remota, al menos para ver si sobre esa fecha el efecto de las fiestas también se puede llegar a apagar”.

En la CACIC hay más de 300 inmobiliarias adheridas, y varias superan los 15 empleados entre su dotación.

Mientras que en Santa Fe, capital de la provincia homónima, los casos positivos han aumentado, pero por ahora no hubo restricciones de horarios ni han dejado de atender en forma presencial.

En el departamento de esta ciudad hay unas 450 empresas y 2.000 personas que trabajan con relación de dependencia.

Jorge Pighin, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Santa Fe, destacó que “nos vamos a reunir con autoridades sanitarias, otras cámaras del sector, y ya hemos pedido un informe al Ministerio de Salud de nuestra provincia como al Ministerio de Trabajo, por si hay que tomar algunas medidas extras como pedir el Pase Sanitario, y otras cuestiones, y ahí veremos como seguir”.

Fuente: Infobae

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS