domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº1855

Sector Inmobiliario | 23 may 2023

Real Estate

Pros y contras de las 4 medidas aprobadas para incentivar los alquileres

Un especialista en el sector analizó si las leyes sancionadas por la Legislatura porteña solucionan efectivamente el problema de la falta de oferta.


Exención del pago del ABL e Ingresos Brutos para propietarios, exención del pago de la plusvalía en zonas determinadas para fomentar el desarrollo inmobiliario destinado al alquiler y régimen de covivienda para aquellos inquilinos que quieren una casa propia. Estas son las cuatro medidas recientemente aprobadas por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para reactivar el mercado inmobiliario de los alquileres, en un momento donde la oferta es escasa, las subas son impagables y muchos dueños exigen precios en dólares a la hora de firmar un contrato.

Gabriel Brodsky, CEO de la inmobiliaria Predial, explicó que uno de los puntos a tener en cuenta es que tanto el beneficio de la exención del ABL como la de Ingresos Brutos demandan obligatoriamente que los contratos de alquiler estén registrados ante la AFIP (hoy en día, son apenas unos 70 mil) y que la exención de ambos impuestos inmobiliarios se extiende por 36 meses, que es la duración del contrato tradicional según la nueva ley de alquileres. Asimismo, solo se podrán solicitar esos beneficios hasta el 31 de diciembre de 2023. 

En cuanto a la eliminación del 80% de la plusvalía a los desarrollos inmobiliarios que se encuentren dentro de las comunas 3, 4, 5, 7, 8, 9 y 10, para generar que hayan más edificios en construcción en la zona sur, el empresario fue contundente y sostuvo que "debería ser para toda la ciudad". Siguiendo esa línea, Brodsky detalló que esta eximición aplicará únicamente para obras destinadas a la vivienda que se admitan desde el 1° de enero del 2023 y antes del 30 de octubre del corriente año, y cuyo inicio de ejecución de obra se realice antes del 30 de noviembre. Por lo tanto, cree que son plazos muy cortos para los tiempos que manejan las empresas constructoras. “Un problema de años, por no decir décadas, es imposible resolver en meses”, aseveró.

El nuevo régimen de convivienda, que está inspirado en lo que sucede en España y Uruguay, permite a las personas poder juntarse con amigos o familiares para diseñar el lugar donde quieren vivir y presentarse a concurso sobre terrenos públicos de la ciudad. Vale aclarar que la tierra seguirá siendo de la ciudad, pero podrán utilizar el edificio construido durante 70 años. También, se determinó que dinero que necesitan para financiar el proyecto podrán solicitarlo al Instituto de Vivienda de la Ciudad, que cobra cuotas mucho más accesibles que un crédito hipotecario.

Esta medida parece ser positiva pero vuelve a ser un paliativo. La real solución es el crédito hipotecario accesible, masivo y como política de largo plazo”, insistió el CEO de Predial. “Todos los cambios propuestos son una buena segunda capa de acción. Falta la primera y más importante, que es un cambio en la Ley de Alquileres”, sentenció.

Sin bien el experto en bienes raíces se mostró de acuerdo en la creación de un marco regulatorio para evitar abusos a la hora de alquilar, dijo que “hay ciertas variables que son de incumbencia de cada negociación”. “El principal error de la actual Ley de Alquileres es la extensión del plazo de 2 a 3 años de contrato, en un país donde no se sabe que va a suceder dentro de un mes”, recalcó.

Para Brodsky, la única forma de hacer una ley que beneficie a ambas partes “es modificando los tiempos y ajustes de los contratos” y “hacer una articulación de políticas e incentivos impositivos entre la Nación y la Ciudad; así como también ofrecer mayor seguridad jurídica para las partes.

Fuente: Fortuna

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS