viernes 14 de junio de 2024 - Edición Nº1825

Entrevistas | 27 may 2024

Nueva vida

Lo dirigió Maradona y hoy es agente inmobiliario: "El fútbol me llevó a la angustia"

Lucas Calderón, el hijo de Caldera, colgó los botines a los 25 años para dedicarse al negocio de bienes raíces, con la marca RE/MAX


Rompe los moldes Lucas Calderón. Hijo de José Luis, el famoso “Caldera”, ídolo del Pincha, campeón del Apertura 2006 y de la Libertadores 2009, debutó en Gimnasia LP, nada menos, y con solo 25 años ya anunció hace pocas semanas su retiro.

Sí, eso que la mayoría sueña hacer, jugar al fútbol, ser profesional, él lo deja atrás para arrancar una vida distinta y dedicarse al negocio que había iniciado su abuelo en el rubro inmobiliario.

“Pasaron un montón de cosas antes de tomar esa decisión. Pero lo fundamental es encontrar la tranquilidad mental. Llega un momento que el fútbol se vuelve una picadora de carne y no está bueno para uno. Cuando empezás a padecer lo que disfrutaste toda tu vida se pone bravo”, cuenta Lucas en diálogo con Olé.

Lucas Calderón jugando en Gimnasia.

-¿Cuáles fueron los motivos para colgar los botines a los 25?

-Son varios… Representantes y todo el negocio del fútbol. Quizás el que lo ve desde afuera dice: “Cómo puede ser. Es el hijo de Calderón y cuelga los botines a los 25 años”. Pero yo me hice solo, cuando debuté en Gimnasia fue por mérito propio no por ser “el hijo de”.

La nueva vida de Lucas Calderón.

-¿Hubo un problema específico que te llevó a esto?

-Sí. En 2022, cuando jugaba en Sportivo Las Parejas me metí con un representante muy groso del fútbol que lo tuvo a mi viejo en casi toda su carrera y me dejó parado por más de ocho meses. O sea, tuve un representante con contactos y me colgó. Yo deseché un montón de cosas por este representante y me quedé sin jugar. Me ofrecieron ir a Europa un montón de veces y deseché muchas ofertas del fútbol local. Entonces, va pasando el tiempo, las cosas no se dan y te vas quedando sin nada. A mí me pasó eso. Me cansó el ambiente actual del fútbol. El cansancio está acumulado de un montón de cosas: luchar contra el negocio del fútbol y de las cosas que no dependen de vos. Yo jugué un montón y me quedé sin nada. Vos das todo y las puertas no se te abren.

Lucas debutó en la Primera de Gimnasia, como extremo derecho, en la victoria frente a Godoy Cruz en octubre del 2018, por la Superliga Argentina. En el Lobo jugó cinco partidos. Regresó a la Reserva para finalmente irse a préstamo a Villa San Carlos. Luego, en 2021, pasó por Cipolletti de Río Negro y, en 2022, jugó en Sportivo Las Parejas de Santa Fe. Y hasta el 2023 estuvo en Bella Vista de Uruguay, donde llegó a jugar 13 partidos (un gol). 

Lucas y José Luis Calderón. Foto:  SC

Su nueva vida

-¿Cómo fue que decidiste involucrarte en el rubro inmobiliario?

-Viene de familia. Mi abuelo tuvo una inmobiliaria en La Plata y mi vieja también trabaja en el rubro. Siempre me gustó, pero lo veía de afuera. Cuando decidí dejar el fútbol, Remax me dio la oportunidad para empezar a trabajar acá en La Plata. Es la mejor decisión que tomé: estoy entusiasmado y con ganas de aprender. Hoy apuesto a seguir creciendo.

-¿Cuál sería tu puesto dentro de la estructura?

-Asesor inmobiliario. Buscar, vender y ofrecer inmuebles. Todas las semanas me estoy capacitando y convivo con un grupo que me ayuda un montón. Es mucho más fácil arrancar de esta manera.

TE PUEDE INTERESAR: Incomoda al municipio una maniobra del Colegio de Corredores de San Martín

-Con lo que te pasó en el fútbol, ¿llegaste a sufrir depresión?

-Tuve mucha angustia. El fútbol te va llevando a eso. Es más, hace algunos días mi vieja me dijo: “Yo tenía miedo de que entres en depresión”. O sea, mirá hasta dónde llega el fútbol, 

Lucas y Diego en Gimnasia

Gimnasia y el Diego

-A pesar de no encontrar la regularidad, en Gimnasia tuviste la suerte de ser dirigido por Maradona…

-Lo de Diego fue un boom terrible. Te queda para siempre. El fútbol me dio la oportunidad de conocer a Maradona, tenerlo como técnico y debutar en Primera. Sé lo que se vive dentro de una cancha y es una sensación hermosa. Hoy en día me aferro a eso y lo disfruto, porque no me lo saca nadie. Del fútbol me llevo eso.

-¿Cómo es convivir con Maradona?

-Divino. Lo sentís cerca todo el tiempo. Hablaba con todos y estaba en constante comunicación con el plantel. Era más escucharlo a él que ir a hablarle porque te daba cosa de no saber cómo entrarle, ja.

-¿Qué consejo le darías a un futbolista que llegue a estar en la situación en la que estuviste vos?

-A mí se me habían ido las ganas de entrenar. Sentía que estaba agobiado, cansado. Iba a psicólogo y hacía coaching. Se me presentó la oportunidad de meterme en el rubro inmobiliario y la aproveché. Yo no me considero nadie para dar consejos, pero creo que de ningún modo esto fue colgar la toalla porque estuve ocho meses parado y seguía entrenando. Yo tuve la voluntad de seguir, pero mi cabeza dijo basta. Tengo 25 años. Para la vida sos re joven…

FUENTE: OLÉ

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS