viernes 05 de marzo de 2021 - Edición Nº628

Sector Inmobiliario | 10 feb 2021

Por la pandemia

Suben las acciones de propiedades con balcón o terraza y caen las de los "amenities"

Los compradores buscan más espacios propios para enfrentar las limitaciones derivadas del Covid y por eso los espacios comunes pierden terreno



Entre los múltiples cambios que introdujo la pandemia, hay algunos que salpicaron al mercado inmobiliario. Sucede que la larga cuarentena instaló cambios en los habitos y obligó a la gente a repensar el espacio donde vive.En este contexto, hasta hace poco tiempo, la tendencia pasaba por comprar o alquilar en edificios con amenities, como gym, sauna, piscina y SUM. Sin embargo, con la extensión de las medidas restrictivas y el distanciamiento social hoy la demanda evita los espacios comunes y está más enfocada en elegir viviendas con balcones amplios, patios y terrazas.

A diferencia de lo que sucedía hasta principios de 2020, donde los departamentos con una alta proporción de metros cuadrados al aire libre eran difíciles de vender, actualmente lograron posicionarse como los más buscados, cuenta Gabriel Brodsky, director de la firma Predial. Este nuevo panorama hizo que aquellos proyectos que estaban en etapa de diseño tuvieran que reformular sus espacios comunes, como por ejemplo, reconsiderar lugares para el coworking. Otra de las cuestiones que comenzaron a tener en cuenta los desarrolladores es la de incluir guardas para bicicletas, para facilitar la movilidad sustentable, y recurrir al aislamiento acústico de paredes porque “es algo que va a ser muy requerido en las nuevas modalidades de trabajo híbrido”, según Brodsky.

Inclusive, dentro de los departamentos en construcción hubo que repensar aquellos metros cuadrados descubiertos o semi cubiertos para sacarle mejor provecho incorporando parrillas en los balcones, sumando maceteros, plantas o simplemente agrandando el tamaño de dichos espacios para que entren juegos de jardín, reposeras o aparatos de gimnasia. La movida ya está impactando en los precios, según las inmobiliarias. Si bien el valor del metro cuadrado descendió en general por el contexto, durante la cuarentena se observó un cambio de cómo se computan los espacios abiertos.

“Previo a la pandemia, el valor del m2 de una terraza o patio se calculaba a un tercio del valor de uno cubierto, y actualmente esa proporción escaló al 50%”, según la experiencia de Predial.  Brodsky explica: "Los espacios descubiertos (por ejemplo esos departamentos que tienen el techo de la unidad que son totalmente descubiertos y tienen una escalera para ascender), antes de la pandemia, los tasábamos a un 25% del total, quiere decir que si tenían 100 metros descubiertos, se cobraba como 25 metros cubiertos; hoy esa ecuación se vio modificada y se están tomando al 50%, quiere decir que lo pagan como 50%. Y si a su vez, a ese espacio descubierto, se agregan “chiches” (que puedan hacer un asado en una parrilla, tener un jacuzzi ya instalado con duchas, con un deck de madera, o tener paisajismo), en algún caso puede valer un 60 o 70% de lo que sería la superficie cubierta.

Optar por reducir el gasto de los amenities, puede implicar un ahorro de unos $ 15.000 o $ 20.000 por mes, en los edificios más comunes. El gasto más grande es el de la pileta. Según Francisco Altgelt, vicepresidente de Altgelt Negocios Inmobiliarios, "un departamento de 70 m2 con una terraza de 30 m2 en el mismo nivel del departamento puede valer lo mismo que un departamento de 90 m2 con un balcón de 10 m2".

También ocurre con los balcones: pueden costar un 50% del metro cuadrado cubierto y los patios y terrazas en pisos superiores, un 30% respecto de ese valor, explican los desarrolladores. También Altgelt sostiene que "el encierro del año pasado llevó a que quienes buscan propiedades hoy en la Ciudad de Buenos Aires, tanto en venta como en alquiler, prefieran departamentos luminosos, bien ventilados y con espacios descubiertos, idealmente terrazas donde puedan tener sus propias parrillas", dice.  Estos atributos, según el empresario, están por encima de los amenities, beneficios que tienen muchas torres, que hoy no pueden ser utilizados por la pandemia. "Los compradores o inquilinos están dispuestos a pagar un valor mayor para asegurarse estos departamentos", dice. “Luego de lo vivido en la cuarentena estricta, la gente se planteó tener un lugar propio de relax al aire libre y las unidades con este espacio son las más buscadas. En los edificios modernos, crece la tendencia de achicar los SUM y sumar este tipo de lugares para trabajar, sobre todo en aquellos edificios que ofrecen unidades de 1 y 2 ambientes.

Esto vino a raíz del home office y el impedimento de volver a la oficina”, dice Solange Esseiva, propietaria de la inmobiliaria H-54. Otra de las novedades que presenta el mercado inmobiliario es que antes solo se conseguían unidades con patios o terrazas en el primer piso o en los últimos, por el retiro de los balcones. “Hoy, la arquitectura de los edificios se piensa para ofrecer más opciones con estos espacios, por el aumento de la demanda que tienen”, explicó Brodsky ya que “los amenities venían siendo estigmatizados por sus costos y ahora por el no uso”. A eso hay que sumarle que mucha gente está tomando la decisión de cambiar de barrio para privilegiar la adquisición de más metros, aunque sea en zonas periféricas al centro porteño, debido que pueden seguir realizando el trabajo de la oficina de manera remota.

Ariel Champanier, presidente de RE/MAX Premium, opina que los amenities siguen teniendo su atractivo para los compradores. “Estos espacios tomaron un valor muy preponderante, así como también las terrazas o patios: hoy se tasan mucho más alto, tienen un valor mayor al que tenían antes, y son muy buscados. Así como también notamos un incremento muy grande en las casas o terrenos de barrios cerrados”, comenta. “Si nos preguntamos qué va a pasar cuando ya esté la vacuna y gran parte de la población inmunizada, y volvamos a algo parecido a pre-pandemia, creo que la gente que no pueda armar su vida laboral cercana a su trabajo, no va a avanzar en una mudanza fuera de la ciudad; pero sí a esta valoración de la casa de fin de semana, muchos se van a volcar a tratar de tenerla, cuando antes no sabían de qué trataba”, agregó el empresario.

 

Fuente: Clarín

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS