viernes 07 de mayo de 2021 - Edición Nº691

Sector Inmobiliario | 16 abr 2021

Propietarios en guardia

Los alquileres subirían 60% si hay otro congelamiento

El Gobierno estudia implementar un nuevo DNU que congele los precios de los alquileres y postergue los desalojos. Enojo de inmobiliarios


El Gobierno estudia implementar un nuevo DNU que congele los precios de los alquileres y postergue los desalojos ante una segunda ola de Covid. Para los inmobiliarios se trata de un verdadero deja vu a la realidad que tuvieron que atravesar hasta hace solo 15 días. Desde el sector, pronostican que ante una nueva regulación, se retraerá aún más el stock disponible en el mercado locativo generando una ola de aumentos de los precios que podrían superar el 60%, número similar a los acumulados en 2020.

Claro que al haber menos stock, los precios inevitablemente subirán, tal como ocurrió en 2020 como consecuencia del DNU y la nueva Ley de Alquileres. "Las consecuencias para el mercado son a las que ya, tristemente, nos hemos acostumbrado: un desincentivo a la oferta de inmuebles para alquileres de vivienda, lo que generará subas en los precios. Tomando como base lo que pasó el año pasado, seguramente los incrementos para este años sean superiores al 60%", explicaron martilleros de CABA.

Según fuentes del sector, como consecuencia del DNU, la Ley de Alquileres y la baja rentabilidad, durante todo el año pasado se redujo en promedio un 40% el mercado locativo. "Desde julio del año pasado hay 22.000 departamentos más en ventas (un 27%). Al contrario, hay 1121 unidades menos en alquiler (un 12%). Si se sigue generando incertidumbre, se generan que más propietarios saquen sus inmuebles de la renta y que haya aumentos, como viene pasando", sostuvo por su parte Daniel Bryn de titular de Invertire Real Estate."No hay más lugar para generar más inestabilidad en un mercado de alquileres que está muy afectado por las últimas medidas. Sólo en los primeros tres meses en Capital los alquileres aumentaron en promedio un 14%. Tenes barrios donde aumentaron un 9%, pero otros barrios menos neurálgicas que subieron 23%", remarcó Bryn. 

La oferta de inmuebles se retrajo en el último año  A un sector ya golpeado parece no entrarle una medida más. "Toda regulación y medidas que generen falta de previsibilidad desalienta la inversión", sostiene Diego Migliorisi, de la inmobiliaria homónima. Lo cierto es que hace meses los inversores no parecen buscar un resguardo de su dinero en ladrillo por la baja rentabilidad que según los últimos datos de Zonaprop alcanzó en marzo del 2,7% anual.

"Esperamos que sea solo una medida momentánea, ya que se supone que serán por este contexto de salud pública. En EEUU se suspendieron los desalojos por un tiempo y en otros países también. Pero por un plazo concreto", describió.

Para los especialistas uno de los principales perjuicios que trae este tipo de medidas es la regulación del mercado, generando una fuerte desconfianza en los inversores. 

"Esto lo único que trae es conflicto entre inquilinos y propietarios, porque la morosidad cuando se hizo el primer DNU el año pasado era muy baja. Lo que está pasando es que los propietarios dejan de creer en los contratos, porque el Estado se mete y eso trae una disminución de oferta de alquileres", resumió Gustavo Iglesias, dueño de la inmobiliaria Gabriela Iglesias. Y si bien el gran perjudicado es el inquilino "hay que entender que la mayoría de los alquileres son complementos de jubilación y muchas veces tienen carácter alimentario, con estas medidas se están condenando a mucha gente a no recibir esa renta y se perjudica a los propietarios que muchas veces son los más débiles", agregó Iglesias.

 

Fuente: El Cronista

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS