lunes 18 de octubre de 2021 - Edición Nº855

Sector Inmobiliario | 23 ago 2021

La grieta entre propietarios e inquilinos

La odisea de alquilar en la Argentina

El que se fue vivir a un micro, los que comparten una “pensión de multitudes” y otras historias que retratan el fracaso de la ley. Tras un año de su promulgación vuelve a discutirse su utilidad


La ley de alquileres está en el grupo de las leyes que se discutieron mucho. Asociaciones de inquilinos, inmobiliarias y propietarios opinaron durante años. Se pelearon frente a cámara imaginando qué iba a pasar si el proyecto se aprobaba. A un año de su promulgación vuelve a discutirse su utilidad y algunos ya plantean su derogación.

En 2018 Mauricio Macri incluyó en el temario de sesiones extraordinarias un proyecto escrito por el entonces diputado nacional Daniel Lipovetzky. Consiguió dictamen, pero no avanzó. Finalmente, en noviembre de 2019 fue aprobada en Diputados con 191 votos a favor y ninguno en contra. En julio de 2020 la aprobó el Senado y fue promulgada. Festejaron los inquilinos. Muchos propietarios llamaron a las inmobiliarias para ver qué hacer. Algunos sacaron sus departamentos del mercado, otros aumentaron el precio, otros dejaron todo como estaba. Y los precios empezaron a aumentar más de lo que venían subiendo.

La ley alargó los contratos de 2 a 3 años, reguló las garantías y los depósitos, determinó aumentos anuales basados en un índice objetivo y estableció la obligatoriedad de declarar los contratos en AFIP. El Índice para Contratos de Locación (ICL) que publica el Banco Central fue, para julio de 2021, de 43,56%. Eso es lo que le aumentó el contrato a alguien que firmó en julio de 2020. Pero las subas para departamentos vacíos fueron mayores: en la Ciudad de Buenos Aires el precio de los alquileres creció casi un 65% en un año.

“Varios de los objetivos que nos propusimos no fueron efectivos teniendo en cuenta la situación de la Argentina. Los precios de los alquileres aumentaron mucho y esto tiene que ver con que la ley entró en vigencia en el marco de un proceso donde el gobierno nacional había decidido durante toda la pandemia suspender los desalojos y congelar el valor de los alquileres. Ahí el gobierno se metió con los precios y eso generó un problema grave en el mercado inmobiliario. Eso es lo que hace que el balance no sea positivo como hubiéramos querido”, dice Daniel Lipovetzky, autor de la ley, que asegura estar dispuesto a que se vuelva a debatir.

No pudo pagar más el alquiler y se fue a vivir a un micro

Marcelo Cácharo tiene 57 años, era camionero, pero se quedó sin trabajo en la pandemia. Cansado de buscar alquileres, aprovechó la indemnización y se compró un micro. Agarró sus cosas y se mudó con su hijo al Parque Centenario. “No podía pagar más el alquiler y me vine acá. Todavía no tuve problemas, pero si alguien me hace una denuncia prendo el motor y me voy para otro lado”, dice. Le puso camas, le instaló un baño, una cocina y tiene electricidad. Los vecinos lo conocen y lo saludan. “Hoy no cumplo con los requisitos, ni tengo un ingreso para sostener un alquiler".

“Me pidieron dos meses de depósito en dólares”: el laberinto de Oscar para buscar departamento. Oscar estaba cómodo y tranquilo. Hasta que un día lo llamó el dueño del departamento para decirle que iba a vender porque se iba del país. Lo lamentaron ambos porque se llevan bien y hace 4 años que se conocían. “Ya viví esta situación, es muy estresante mudarse y aún con medios económicos, como yo, se vuelve difícil”, cuenta. Y recuerda sorprendido algunos requisitos: “Me han pedido dos meses de depósito en dólares y declaraciones de ingresos brutos, cosas que ni la AFIP me pide. Me parece que no corresponde".

El “sueño” de vivir en una pensión con 15 personas para pagar el alquiler

Jorge llegó desde Paraguay hace 3 años para estudiar locución. Entró al ISER y consiguió trabajo en una mueblería. Intentó alquilar, pero no le alcanzaba la plata así que vivió en la casa de familiares por un tiempo. La cuarentena la pasó en el taller de su trabajo (un colchón en el piso). “Hasta que por suerte conseguí a una señora generosa que me permitió pagarle en dos cuotas la entrada a la habitación”. Ahora vive con 15 personas más en Villa Crespo y comparte habitación con otra persona. “Yo trabajo en negro, entonces nunca iba a cumplir las condiciones para entrar a un alquiler de otra forma".

“Disculpá, pero te voy a devolver la reserva"

Esa frase Lucas la escuchó más de una vez. “Un propietario me dijo que ‘no le cerraba el combo’, después de que le presentara todos los papeles, las firmas, las garantías”. Con reserva y todo se complica. Se puede caer. “Yo tengo garantía en provincia y eso demora un poco más el trámite. Para algunos departamentos directamente es condición tener garantía en capital. Finalmente pude alquilar a través de una inmobiliaria, pero me costó una fortuna entrar”, contó a TN.

Fuente: TN

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS