miércoles 25 de mayo de 2022 - Edición Nº1074

Sector Inmobiliario | 5 nov 2021

“ESPERAR Y VER”, LA CONSIGNA DE LOS DUEÑOS

Alquileres: alzas del 50%, poca oferta y deudas de expensas

Propietarios, martilleros e inquilinos, expectantes por los anunciados cambios en la Ley que por el momento -coinciden- perjudica a todos. Fuertes ajustes y retiro de unidades. Gastos comunes: 38% de morosidad


Con aumentos cercanos al 50% y un fuerte retiro de inmuebles, el mercado locativo espera ver qué sucederá con los cambios a la Ley de alquileres anunciados desde distintos sectores políticos. En este escenario, aunque no aumentó la morosidad en el pago de alquileres, sí lo hizo la de expensas, que se ubicó entre el 38 y el 50 por ciento.


“Teniendo en cuenta que no se aguarda una desaceleración o baja de la inflación, es de esperar que continúe en los mismos niveles en los próximos meses”, advirtieron martilleros.

La especialista señaló, sin embargo, que a pesar de la fuerte alza de los valores locativos, el nivel de morosidad en el pago de los alquileres se mantiene relativamente bajo. “Hay alrededor de un 25% de pago fuera de término y un 9% de real incumplimiento. Esto es algo que se sostiene mes a mes, sin ser alterado por la dinámica económica general. Mayor es el impago de las expensas que, según la Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal, se ubica en el 38%”, explicó Liotto.

El aumento de los alquileres fue de un 49,5% este mes y el anterior estuvo también apenas por debajo del 50% que es lo que arroja el nuevo índice establecido en la ley de alquileres, señalaron martilleros bonaerenses.

“Estos aumentos perjudican mucho el pago de los alquileres porque los ingresos no han aumentado en la misma proporrción”, consideraron. “Las ofertas de inmuebles en alquiler son cada día más escasas, básicamente porque las nuevas condiciones que impone la ley (plazo mínimo de tres años, reajuste anual de los valores) provocan la desconfianza de los propietarios, que prefieren mantener cerrados sus departamentos a la espera de los cambios que se vienen anunciando”.

Se refiere al efecto que sobre el mercado de alquileres producen los anuncios formulados desde casi todo el arco político, en el sentido de producir modificaciones en la ley. “Esperar y ver” parece la consigna de la hora que los dueños de inmuebles cumplen, a la espera del resultado de las elecciones.

Con respecto a la oferta de inmuebles para alquiler, consideraron que hay una retracción por las expectativas de cambios en la ley. “La caída de la oferta se produjo al poco tiempo de sancionada la ley. Hoy lo que es inmueble para vivienda familiar (tres y cuatro ambientes, y PH) escasea y cuando aparece se tiran todos encima a pesar de los valores que se están manejando”.

“Los propietarios retiraron sus inmuebles de la oferta locativa y a los inquilinos les resulta prácticamente imposible encontrar unidades que se adapten a sus necesidades a precios razonables”, describió la especialista. Según su visión, “inquilinos, propietarios y los profesionales inmobiliarios nos encontramos en una situación muy delicada, y por eso es tan apremiante que desde la política se avance en la modificación a la Ley de Alquileres”.

“Tanto inquilinos como propietarios se encuentran muy expectantes por la modificación de la Ley de Alquileres, la cual está en boca de muchos candidatos y en los medios de comunicación, pero que aún no ha recibido el debido (y absolutamente necesario) tratamiento en el Poder Legislativo”, dijo la dirigente.

Con respecto a las expensas, la Liga del Consorcista indicó al portal IProfesional que, por estos días, al menos el 50% de las oficinas y complejos de departamentos ubicados en el ámbito porteño acumula deudas en concepto de expensas. La entidad da por descontado que la suba de expensas contemplada para este mes intensificará aún más la morosidad. Señalan que los incrementos rondarán el 7% y advierten que la pérdida de puestos de trabajo ocurrida a lo largo de la pandemia de coronavirus seguirá elevando el rojo en los consorcios.

Según la Liga del Consorcista, la falta de pagos, sobre todo en los emprendimientos de viviendas, redundó en un fuerte endeudamiento de los edificios en servicios como agua, luz y ABL, y una parálisis total en las tareas de remodelación y mejora de las construcciones.

Fuente: Diario Popular

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS