jueves 18 de agosto de 2022 - Edición Nº1159

Sector Inmobiliario | 30 nov 2021

Mudarse a Uruguay

Cuánto cuesta comprar una propiedad en Carmelo

Es uno de los destinos que se impone entre los predilectos por los argentinos para instalarse en forma definitiva en el vecino país


“Como el 1 de noviembre Uruguay abre las fronteras ya hay muchas consultas de alquileres pero también, como nunca antes, hay una demanda de compra por parte de gente que quiere venir a vivir. Muchos ven luz al final del túnel para llamar y averiguar”, compartio en su momento Fernando “Ferdi” García Guevara, de la firma especializada en la venta de tierras en esta zona, Carmelo Real.

En la misma línea, Alejandra Covello -directora de la inmobiliaria homónima- detalla que se recibieron entre un 30% o 40% más consultas que el año pasado en esta misma época. “Si bien estábamos en plena pandemia, hoy los ciclos de venta son más cortos porque pueden venir a partir del 1 de noviembre. Se va a vacunar a los menores y esto va a hacer que muchas personas que no están de acuerdo con marcas de vacunas que se dan en Argentina vayan a Uruguay porque ahí se vacuna con Pfizer”, fundamenta la broker.

En cuanto a precios, detalla que las unidades de uno, dos y tres ambientes en proyectos con todos los amenities propios de un emprendimiento de alta gama, se prevenden en US$2700 el metro cuadrado. A la hora de hablar de tickets, desde Century 21 Wave también explican que los departamentos oscilan entre los US$170.000 y los US$300.000. Sin embargo, una de las directoras de la firma, Verónica Boado, opina que “si estirás un poco más el presupuesto se puede acceder a una casa ya que con esa inversión se puede comprar un lote y construir con financiación”. En números, Covello detalla que el costo de construcción del metro cuadrado ronda los US$1200. Respecto al valor de la tierra, “se encuentran lotes de entre 1500 m² y 5000 m² que parten desde los US$80.000″, afirma. Por caso, en su proyecto Carmelo Golf, Vitrium Capital tiene terrenos de entre 1200 m² y 4500 m² en un rango de precios que parte de los US$65.000 y alcanza los US$155.000. “Hoy las ventas a compradores argentinos son el 25% de nuestras ventas en Uruguay, mientras que hace un par de años era del 5%”, detalla Federico Gagliardo, presidente y fundador de la desarrolladora inmobiliaria Vitrium Capital.

Deportes acuáticos, golf y cabalgatas, las actividades más populares en Carmelo

Para quienes apuntan a lotes más chicos, García Guevara comenta que “hay opciones de 600 m² a US$25.000 en Lomas de Punta Gorda con vista al río”, así como también “lotes premium de 1,5 hectáreas sobre el río a US$500.000″.

En casas terminadas, García Guevara agrega que “las propiedades están en el orden de US$390.000 las de cuatro habitaciones, cinco ambientes, en un lote amplio y con vistas abiertas. Otras con doble vidrio, pileta, en terrenos de 3000 m² y con vista al golf rondan los US$430.000″, detalla.

En otro negocio, Covello afirma que toda la ciudad de Colonia tiene gran demanda de campos para la producción. En Uruguay hay un índice de productividad (Índice CONEAT) que le permite al cliente saber en qué calidad de terreno está apostando cuando hace la inversión. “Por este motivo y por su rentabilidad hay mucho interés de argentinos, paraguayos, brasileños y gente local”, fundamenta.

Infraestructura nueva y un sinfín de actividades

El imán de esta ciudad uruguaya de poco más de 18.000 habitantes tiene su explicación: tiene una amplia variedad de actividades para realizar, desde golf en canchas profesionales, tenis en una cancha de césped donde los deportistas de primera línea van a practicar para el torneo insignia de esa tipología Wimbledon, caballerizas para cabalgar, campo de polo, lagos para hacer canotaje, un creciente polo gastronómico y hasta una ruta del vino con seis bodegas para recorrer. Estos se pueden encontrar distribuidos en los barrios Carmelo Golf, el conjunto de chacras de Tierra de Caballos, los clubes de campo El Faro y Médanos de Punta Gorda.

“La gente viene a buscar lo que buscaba hace 40 años en Pinamar: árboles, pájaros y caballos”, resume Ferdie García Guevara, un argentino que echó raíces allí hace ocho años, y rescata: “Carmelo tuvo un enorme desarrollo de los últimas dos décadas. Era chato y hoy hay de todo, mucha infraestructura que antes no estaba, paz y tranquilidad”. Además, describe que “Nueva Palmira y Carmelo son dos ciudades tradicionales de 20.000 personas cada uno que quedan a 20km la una de la otra. Entremedio tenés desarrollos y muchas chacras, viñedos, plantaciones, desarrollo agrícola o ganadero. Es muy campestre, los autos andan despacio, otro ritmo”. Sin embargo, comenta que no hay boliche bailable icónico como los de Punta del Este o un cine instalado pero sí hay buen internet, disponible para quienes están interesados en hacer teletrabajo desde la tranquilidad cercana al río.

Paz y seguridad con un amplio abanico de actividades para todas las edades 

“La ciudad se aggiornó sobre todo a demanda de argentinos que buscan vivir allí”, destaca Verónica Boado, Directora de Century 21 Wave quien profundiza diciendo que se incorporaron a Carmelo colegios bilingües, atención médica de primer nivel y hasta tres grandes supermercados.

Lo que promete “la perla” del Oeste uruguayo es un entorno netamente seguro. “Es otro mundo. Dejás el auto abierto y no te roban, dejás las cosas en la puerta de tu casa y no se las llevan, los niños pueden andar en bicicleta en la calle sin que les roben el celular. Te sentís como en casa pero como en una casa de antes, con educación, respeto y donde la gente es muy amable”, describe. Lo paradójico es que -a pesar de la seguridad- “los argentinos piden barrio cerrado”, un estigma de plan aspiracional con el que vienen desde la Argentina que en Carmelo deja de tener sentido en términos de seguridad. Sin embargo, lo que sí ofrecen este tipo de barrios son servicios de lujo.

Beneficios impositivos

Un factor que pesa mucho en la decisión de los argentinos para invertir en Uruguay son los beneficios impositivos que promueve el gobierno del país vecino. “En 2019 se sentía crisis, fue el único año en el que Uruguay no tuvo crecimiento en su PBI y la economía estaba muy de oferta. La pandemia lo agravó y después, gracias a las medidas tomadas por el gobierno, se revirtió la situación para convertirse en favorable”, opina Covello, y añade que “el gobierno está promoviendo la zona para que sea una zona franca, donde las empresas se instalen sin pagar impuestos”.

Uno de los atractivos de mudarse a Uruguay son los beneficios impositivos que se obtienen con la residencia fiscal de este país

Los argentinos que opten por adquirir una residencia fiscal uruguaya no pagarán rentas por los rendimientos de capital inmobiliario en el exterior, por incrementos patrimoniales en el exterior (enajenaciones) ni impuesto al Patrimonio. Es decir, que “las inversiones fuera de Uruguay no están gravadas en Uruguay”, explica Boado, por lo que se gravan solamente las rentas generadas en territorio uruguayo. Este plan se presenta conveniente para los argentinos que tienen acciones y propiedades afuera. Para obtener este tipo de residencia, los argentinos pueden optar por vivir seis meses o pasar 60 días en Uruguay con la consigna adicional de invertir US$380.000 en inmuebles.

Dichos beneficios llevan a los argentinos interesados en esta residencia a invertir en un conjunto de unidades para cubrir el monto requerido. Para facilitar el proceso, la desarrolladora Vitrium Capital ofrece un “paquete de unidades” para aquellos que desean comprar tres o cuatro departamentos y de esta forma poder llegar a los US$380.000. “Pueden ser unidades indexadas y -por ejemplo- varios compradores te compran dos en Montevideo y un lote en Carmelo para armar paquete de unidades”, finaliza Gagliardo.

Fuente: Flip

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS