lunes 24 de enero de 2022 - Edición Nº953

Sector Inmobiliario | 30 dic 2021

Real Estate

Diez claves para vender tu casa en poco tiempo

Si se siguen ciertos pasos, existen mayores posibilidades de tentar al interesado. Cuáles son y qué tener en cuenta antes de publicarla.


El mercado inmobiliario, como consecuencia de la pandemia, sufrió durante el 2020 una parálisis importante que se mantiene hasta hoy, aunque en menor medida. Con la escasez de créditos hipotecarios y en tiempos donde lo más pedido son los alquileres, las operaciones de compra y venta de propiedades son todo un desafío.

Ya sea para achicarse, agrandarse o buscar una vida en contacto con la naturaleza, vender siempre es una decisión compleja: desde el momento que se toma la decisión hasta que se entregan las llaves pueden pasar varios meses.

En este contexto, quien busque vender, o bien alquilar hoy una propiedad deberá combatir la inmovilidad de las operaciones, ofreciendo su departamento en óptimo estado para hacerlo lo más atractivo posible. Según los expertos, dejarlo en las mejores condiciones posibles es siempre una inversión, no un gasto.

“Dar el paso de vender es una gran decisión, por eso es importante prepararse como vendedor y acondicionar el inmueble para que la primera impresión de quien la visita sea agradable. Las condiciones en las que se encuentre la propiedad potenciarán el impacto y las posibilidades de concretar la venta”, comenta Matías Towers, Director Comercial de la plataforma inmobiliaria Mudafy.

A continuación, una guía con diez claves a tener en cuenta antes de poner en venta una propiedad, para que el objetivo se logre lo antes posible.

1. Informarse sobre el contexto del mercado

La situación de la economía en general y del mercado inmobiliario en particular tiene una relación directa con la capacidad de compra de los potenciales interesados. Esto cobra todavía más importancia en un mercado dolarizado y fluctuante como el argentino.

La opinión de un asesor inmobiliario o de un economista de confianza permitirá entender los momentos para ser más o menos flexibles con los precios o hasta detectar una oportunidad que no se había tenido en cuenta.

2. Pequeñas refacciones que hacen la diferencia

Es probable que al momento de vender ya no existan ganas de dedicarle más tiempo a la casa o el departamento. Sin embargo, es importante revisar si hay detalles que cueste poco arreglar y generen una mejor impresión.

"Hoy hay un gran stock de oferta de inmuebles, que crece a un ritmo del 25% anual. En ese sentido, se vuelve fundamental no sólo ofrecer un precio competitivo, sino también ciertos diferenciales que ayuden durante el proceso de venta o alquiler", sostuvo Leandro Molina, director comercial de Zonaprop en Argentina y Uruguay.

"En una coyuntura como la actual, es recomendable realizar pequeñas refacciones para mejorar el estado del inmueble, en caso de que sea necesario, sin que implique una gran inversión de parte del dueño", destacó Molina.

Por ejemplo: una tecla de luz que se rompió hace meses o la manija de la puerta que se soltó el año pasado; esos detalles pueden hacer la diferencia cuando los interesados visiten la propiedad.

La humedad es uno de los problemas más comunes en los hogares y uno de los que peor impresión generan en los potenciales compradores.

Desde las inmobiliarias siempre recomiendan encarar una pintura general de la propiedad antes de mostrarla para la venta. Al menos en los espacios más transitados.

La pintura ayuda a que el departamento luzca mejor y que se note menos el desgaste debido al paso del tiempo, además que lo hará ver más limpio y luminoso.

3. La paleta de colores en las paredes

El blanco en paredes y techos refuerza la luminosidad y la amplitud de los ambientes, según los especialistas. Tonos neutros como el beige o el gris imprimen calidez y son siempre un buen contraste del blanco.

Recomiendan priorizar una paleta de colores sobria, no invasiva a los ojos. Gastar en la pintura de la casa, visto en estos términos, es una inversión.

4. Cuidado con el paso del tiempo

Los compradores no quieren entrar en el túnel del tiempo ni en la historia familiar de nadie. Esa sensación, sin embargo, puede darse si el mobiliario remite a décadas pasadas o presenta fotos muy antiguas. Lo mismo sucede si las pastinas de baños y cocina están desgastadas.

Si eso pasa, además, el interesado podrá suponer que las cañerías o la instalación eléctrica también son añosas. La solución es guardar todo lo pasado de moda. También es clave aclarar los tonos oscuros en las maderas. Y asimismo limpiar las juntas de azulejos y mosaicos con lavandina o productos especiales.

5. Amplitud y circulación

Los ambientes sobrecargados de muebles no atraen a los compradores. Tampoco los vacíos. En uno y otro caso los espacios parecen más chicos. Para que ello no suceda es necesario que exista el mobiliario necesario y suficiente. El término medio se alcanza con pocos muebles y bien distribuidos.

Así se logra, según los especialistas, buena circulación en toda la casa, lo que redunda en un mayor rinde del metraje, sin perder calidez.

6. Preparar la propiedad antes de cada visita

Si de primeras impresiones se trata, las visitas son esos pequeños momentos en los cuales los potenciales compradores se enamoran (o no) de la propiedad. Por eso, es importante que esté siempre preparada para recibirlos: limpia, ordenada, iluminada.

El olor de la casa es otro aspecto para atender. Los perfumes aportan una importante cuota emocional. Aquellos con aroma a madera y cera brindan calidez. Como también lo pueden hacer un centro floral o una torta recién horneada que, “casualmente”, está servida en la cocina. Es fundamental pensar en este elemento sensitivo para agradar al futuro comprador.

También organizar la casa para conquistar todos los sentidos. Como bien dicen, no hay segundas oportunidades para las primeras impresiones.

7. Publicar un contenido realista y de calidad

Es importante que la propiedad se luzca en la publicación. Un aspecto fundamental para recibir más consultas es tener fotos bien sacadas, videos, recorridos en 360° y planos. Pero el objetivo debe ser siempre resaltar las características del inmueble, no vender algo que no existe. Por eso se destaca la importancia de un material realista.

De nada sirve borrar con Photoshop una mancha grande de humedad o una rajadura en la pared: los interesados lo notarán tarde o temprano durante las visitas y el intento de ocultarlo sólo logrará que todos pierdan el tiempo.

8. Tener los papeles al día

Como en toda transacción importante, la documentación legal puede causar dolores de cabeza si no está bien organizada. La escritura del inmueble es fundamental para empezar a vender una propiedad.

En este punto, es esencial consultar con un escribano o con un asesor inmobiliario para asegurarse de que está todo en regla, listo para iniciar el proceso de venta.

9. Escuchar y evaluar todas las ofertas

Siempre hay tiempo para decir que no después. Escuchar no significa aceptar inmediatamente, sino estar abiertos a una negociación, aunque al principio la oferta parezca lejana a lo que se pretende.Existen muchos casos en los que las partes parecían irreconciliables y se terminaron encontrando puntos de acuerdo satisfactorios para ambos. Además, siempre aporta algo entender quién está del otro lado.

10. Asesorarse con especialistas

Vender una propiedad suele ser una operación muy importante en la vida de una persona, tanto en lo económico como en lo emocional. El asesoramiento de expertos ayudará a poder cerrar la venta sin imprevistos.

Además, con el apoyo de la tecnología, hoy los asesores cuentan con información del mercado para orientar al vendedor sobre el precio más adecuado y las posibilidades de vender más rápido el inmueble.

Fuente: Clarín

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS