jueves 18 de agosto de 2022 - Edición Nº1159

Sector Inmobiliario | 27 jul 2022

The Mirror Line, la impresionante ciudad del futuro que quiere construir Arabia Saudita

El edificio más grande jamás realizado es el plan habitacional del multimillonario del príncipe heredero, Mohammed Bin Salman. Quiere diversificar la economía y dejar de depender del petróleo


Según los documentos de planificación que fueron filtrados a la prensa internacional, "The Mirror Line" estaría compuesta por dos edificios paralelos de hasta 487 metros de altura que serán conectados por pasarelas de vidrio, en una línea recta que atraviese todo el terreno costero, montañoso y desértico del país árabe. Las similitudes son más cercanas a "El Capitolio" de los Juegos del Hambre que todo lo conocido hasta el momento.  

Los residentes pagarán una suscripción para que se les sirva el desayuno, el almuerzo y la cena, además de un tren de alta velocidad que pasará por debajo de los edificios espejados. Para alimentar a sus residentes, el proyecto prevé una agricultura vertical integrada en los edificios.

También habrá un estadio deportivo a más de 300 metros de altura y contará con un puerto para yates que se encontrará debajo del arco formado entre ambos edificios. “La Línea de Espejos forma parte de una serie de proyectos de alto nivel que conforman Neom, un desarrollo del tamaño de Massachusetts concebido por el príncipe Mohammed para diversificar la economía del reino y dejar de depender del petróleo”, señala The Wall Street Journal.

La ciudad por dentro

Los residentes de "The Mirror Line" contarían con un microclima templado, suministros de energía, agua 100% renovable y una posición estratégica que les permitirá conectarse con el 40% de la población mundial en un sólo vuelo. 

Durante el lanzamiento de "The Mirror Line", el príncipe dijo que “se compromete con una revolución civilizatoria que pone a los humanos sobre la base de un cambio radical en la planificación urbana”. El plazo de finalización para el proyecto es el año 2030.

Los impulsores del proyecto aseguran que no habrá autos ni contaminación y los dos bloques paralelos unirán el Golfo de Aqaba con el desierto a través de la cadena montañosa. En el desierto habrá algo que llaman aerotrópolis, un aeropuerto futurista que unirá a la nueva ciudad con el resto del mundo en unas pocas horas.

 Su sistema de transporte público será un tren de alta velocidad capaz de desplazarse de un extremo a otro en 20 minutos.

"Quiero construir mis piramides"

Una evaluación inicial del impacto de la construcción señala que el proyecto tendría que construirse por etapas y podría tardar 50 años. Además, el príncipe heredero se deberá enfrentar a boicots internacionales por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, el 2 de octubre del 2018, en el consulado saudí en Estambul.

También hay preocupación por la posibilidad de que la gente evitara vivir en un entorno de gran altura, junto a las dudas sobre una estructura de semejante tamaño que altere la dinámica del flujo de aguas subterráneas e imposibilite la vida de la fauna nativa. 

“The Mirror Line encarna lo que serán las comunidades urbanas en el futuro, con un entorno libre de carreteras, automóviles y emisiones. Funcionará con energía 100 por ciento renovable y priorizará la salud y el bienestar de las personas sobre el transporte y la infraestructura”, le dijo el príncipe a su agencia de prensa local. 

En la actualidad, el reino tiene ingresos económicos de gran caudal debido al alza sostenida de los precios internacionales del petróleo.“Quiero construir mis pirámides”, habría dicho Mohammed Bin Salman a su entorno cercano sobre el ambicioso proyecto de 800 mil millones de dólares. 

Fuente: BAE Negocios

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS