jueves 02 de febrero de 2023 - Edición Nº1327

Sector Inmobiliario | 8 nov 2022

Sala de ensayo, taller de bicis y cavas de vi

Los amenities más exóticos en Argentina

Más allá de lo creativo que puedan ser, muchos amenities quedan en el intento. Cuáles son los más solicitados y las últimas tendencias, aún a prueba.


Las fases más restrictivas de la pandemia fueron modificando indefectiblemente nuestras necesidades hasta tal punto que generaron que los amenities ganaran un protagonismo tan relevante que hoy inclina la balanza a la hora de decidir comprar o alquilar una u otra propiedad.

Es más: según cifras que manejan desde el portal Mudafy, un 25% de las personas que buscan comprar un departamento les da una importancia especial a los amenities porque pretenden no solamente habitar la unidad, sino, también, disfrutar el edificio. Pero, cuidado: al mismo tiempo, "se le presta mucha atención a que esa estructura que demanda mantenimiento no encarezca demasiado las expensas", antepone Daniel Bryn, fundador de Invertire.com.

Amenities: ¿cuáles son los más buscados?

Los especialistas consultados concuerdan en que, en general, son Palermo, Belgrano y Núñez los barrios de la Ciudad de Buenos Aires donde se suele encontrar la oferta más moderna y variada de amenities, que se ajusta a lo que muchos de los interesados pretenden.

Y si bien es cierto que esta demanda variopinta va en función del perfil del comprador, los más jóvenes ponen el foco en que el edificio tenga espacios deportivos para entrenar, sectores de teletrabajo y áreas de encuentro con disponibilidad de parrilla; en tanto que los adultos mayores se fijan más en la disponibilidad de piscina y áreas de relax.

¿Si hay más factores decisores? Que el SUM no sea un simple salón con aire acondicionado y sí, en cambio, un lugar acorde para hacer una fiesta: "Que cuente con terraza amplia, un sector de barras, luces, buen sonido, pantalla gigante... Y gimnasios gigantes, tan bien equipados o más que los de un club", suma Bryn.

Además, en muchos de los nuevos emprendimientos inmobiliarios se tiende a una concentración de más espacio y menos amenities. "Se busca calidad más que cantidad. Pocos y buenos, y no tantos y malos", afirma Santiago Levrio, gerente general en TBT Real Estate. Es decir, "se priorizan más metros propios a tantos metros comunes", se prefiere un gran balcón a un parque que pueden utilizar todos".

No es casualidad que, en edificios de "alta gama", cada vez tome más fuerza la preponderancia hacia los amenities personalizados, esta segmentación busca la comodidad para vivir experiencias en la intimidad de cada unidad, como penthouses con balcones anchos, parrilla y pileta propias, y playrooms con microcine.

Los amenities más nuevos y los más extraños

Los últimos años dejaron una clara huella de que la creatividad, al momento de "cranear" nuevos amenities, no tiene límites. Y en ese abanico de singularidades figuran "desde canchas de pádel hasta jacuzzi indoor, con vista aérea de Buenos Aires, pero también gimnasios y piscinas aptas para entrenamiento de atletas profesionales", precisa Matías Tower, gerente general de Mudafy.

Aparte, se ven propuestas hasta ahora poco usuales, como running tracks, cavas de vinos, salas de guardado de compras refrigeradas de supermercado, microcines, salas de juegos con mesas de ping pong, Play Station y máquinas de arcade.

Otros desarrolladores han probado con salas de ensayo, algún deporte puntual (como cancha de squash), minigolf, pero muchos no tuvieron la trascendencia necesaria y no terminaron siendo populares. Es que "los más extraños suelen ser los menos utilizados", confía Levrio. Incluso, "hasta los espacios de coworking son algo que todavía están en prueba, porque no se consolidaron".

Ejemplos de algunas de estas innovaciones las incorporó el complejo Harbour Tower, en Puerto Madero, que cuenta con valet parking, traslado desde el helipuerto de Madero Harbour, lavadero de autos y sala de vinos. Otro caso es Velvet Sucre, en Belgrano, que sumó una piscina climatizada in-out cuyo borde infinito se proyecta hacia un jardín con diversidad de especies vegetales que van mutando conforme pasan las estaciones del año.

Ventajas que aportan valor

Como el taller de bicicletas, con el que algunos edificios cuentan, otros emprendimientos suman distintos servicios que aparte de ser beneficiosos, requieren de poco o nulo mantenimiento, como la librería de objetos. Se trata de un pequeño pañol donde se guardan aspiradoras, herramientas, moldeadoras, cosas de uso común que se utilizan con poca frecuencia, pero cuando se las necesita se pueden tomar prestadas sin necesidad de salir a comprar.

Entre funcionalidades más prácticas, nuevos desarrollos incorporan paneles solares para recolectar energía a través del sol, lo que decanta en menores gastos que reducen las expensas. De igual manera, implementan un mecanismo de recolección de agua de lluvia destinada al riego y al uso común del edificio.

Y si la meta es seguir reduciendo gastos y vivir mejor, cada vez más edificios optan por seguridad electrónica, mejores accesos, tótems, grabación de cámaras de todos los pasillos, acceso con reconocimiento facial; una inversión inicial en tecnología que, después, se amortiza con el tiempo.

Fuente: IProfesional

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS