domingo 28 de mayo de 2023 - Edición Nº1442

Sector Inmobiliario | 27 abr 2023

Derogación de la Ley de Alquileres

“No están ingresando propiedades nuevas”

Así lo advirtió Gabriel Brodsky, CEO de la firma Predial, quien consideró que la iniciativa impulsada por el ministro de Economía, Sergio Massa, “lo único que generó fue incertidumbre y que el mercado se paralice”


Como la Ley de Alquileres, sancionada en junio de 2020, terminó siendo perjudicial para inquilinos y propietarios y afectó severamente al mercado inmobiliario; desde el gobierno deslizaron la posibilidad de derogarla y terminaron por perjudicar aún más el mercado inmobiliario, que venía con una oferta muy escasa de alquileres.

Desde el mercado inmobiliario advierten que desde el día del anuncio, el martes 4, hubo una drástica reducción de la oferta disponible.“No están ingresando alquileres nuevos, no hay stock disponible.  Lo poco que se publica se alquila horas después. Hay desesperación por todo tipo de propiedades”, remarcó Gabriel Brodsky, CEO de la firma Predial

“Este anuncio lo único que hizo es que los dueños se pongan en modo stand-by para ver qué pasa. Les conviene esperar unos días o unos meses y así evitar los contratos a tres años anualizados porque si finalmente la Ley de Alquileres se da de baja es muy factible que vuelvan a ser de dos años”, remarcó. Mientras, el gobierno cada día se muestra más distante de llevar a cabo esa iniciativa.

Para Brodsky, los propietarios no quieren firmar a tres años porque en este contexto de país “es firmar a ciegas”; sumado al flagelo de la inflación. “Si bien los valores se ajustan por el Índice de Precios al Consumo (IPC) y la Remuneración Imponible de los Trabajadores Estables (RIPTE), se hacen una vez al año. Cuando pasan los 12 meses los dueños se dan cuenta de que lo que fueron cobrando sufrió una fuerte desvalorización, al haber cobrado 12 meses el mismo importe”, ejemplificó. 

Por eso, a su entender, “lo que hay que hacer es buscar una fórmula donde los inquilinos puedan pagar precios coherentes pero que la actualización sea más periódica, como ocurre hoy con los sueldos que muchas empresas están actualizando de forma trimestral”.

Mientras el Frente de Todos insiste en mantener los contratos a 3 años y la actualización anual del valor en base a un cálculo entre la inflación y la Remuneración Imponible de los Trabajadores Estables (RIPTE), en Juntos por el Cambio quieren volver a los contratos por 2 años y que su valor y método de actualización se acuerden libremente entre las partes, cómo era antes por el Código Civil y Comercial de la Nación.

“Si el método de actualización que el oficialismo propone queda corto, los dueños van a tener que cobrar el alquiler más caro por las dudas y eso ya te levanta la vara de todos los alquileres disponibles en el mercado”, dijo a modo de ejemplo el CEO de Predial.  

“Lo que se busca es que haya oferta para que se dinamice el mercado y que se acepte que es una cuestión de oferta y demanda y libre contratación entre las partes. No veo mal el ajuste por IPC y RIPTE, pero debería ser trimestral”, insistió.

Más allá del debate que está por darse en el Congreso, Brodsky consideró que todo lo que se haga ahora “es un parche”, porque el mayor problema es el déficit habitacional que hay en Argentina. 

“Si uno quiere atacar el problema de fondo, es necesario trabajar en una política crediticia a largo plazo que facilite el acceso a la vivienda y le de oportunidades a la gente que hoy alquila para que pueda comprar un departamento propio. Ese es el camino”, resaltó.

Y también se refirió a la posibilidad de que el gobierno otorgue beneficios fiscales a quienes compren departamentos en construcción para luego ponerlos en alquiler: “Esos incentivos son necesarios para que esas propiedades se vuelquen al mercado y sirvan para alimentar la demanda insatisfecha actual, que se fue acumulando”.

A seis meses de las elecciones presidenciales, Brodsky pronosticó que “nadie va a jugársela enserio con este tema” y descarta que las medidas que se tomen vaya a dejar contentos a la gran mayoría.

“Los políticos no van a querer que este tema les explote en las manos durante la campaña. Fijate el daño que generan este tipo de anuncios cuando no son seguidos de medidas concretas en forma inmediata. Massa tiró una bomba y lo único que generó en el mercado fue incertidumbre. Lo único que hizo fue que el mercado se paralice. No generó nada beneficioso con este anuncio”, concluyó de manera contundente el experto en bienes raíces.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS