miércoles 21 de febrero de 2024 - Edición Nº1711

Sector Inmobiliario | 25 ene 2024

Espacios Verdes

Tener un departamento frente a un parque: el pulmón verde más caro de Latinoamérica es argentino

Las viviendas que se sitúan frente a pulmones verdes urbanos capturan la atención por sus vistas despejadas y panorámicas, y adquieren un valor adicional en el mercado inmobiliario


La proximidad a espacios verdes y plazas no solo es un deseo compartido por muchos, sino un auténtico privilegio que va más allá de la mera preferencia estética. Estas áreas no solo brindan vistas agradables, sino que se convirtieron en auténticos oasis urbanos, proporcionando innumerables beneficios para la salud, el medio ambiente y la calidad de vida.

Para los habitantes de la ciudad, especialmente los porteños, residir en zonas que ofrecen la experiencia de vivir cerca de la naturaleza se volvió un anhelo codiciado, alimentando la demanda de un público exigente que valora la armonía entre edificaciones y espacios verdes.

Las viviendas que se sitúan frente a estos pulmones verdes urbanos no solo capturan la atención por sus vistas despejadas y panorámicas, sino que adquieren un valor adicional en el mercado inmobiliario. La preservación de estas perspectivas abiertas, junto con la garantía de aire puro y la presencia de árboles, se traducen en atributos que elevan el estatus de cualquier propiedad. Incluso cuando el precio no experimenta un incremento significativo, la ubicación frente a espacios verdes se erige como un argumento sólido para justificar el valor de la propiedad en comparación con cualquier otro beneficio.

Tomás Seeber, director de la inmobiliaria RG Montes, destaca que las unidades con vistas a zonas verdes, ya sea plazas o jardines en pulmones de manzana, suelen ostentar valores más elevados. Este fenómeno se asemeja al reconocimiento otorgado a los departamentos en pisos altos y sobre avenidas, que proporcionan visiones urbanas más amplias. Estas características no solo añaden un valor tangible, sino que también contribuyen a un intangible crucial para la valorización inmobiliaria.

Pero, ¿cuánto más implica vivir en las cercanías de un parque en términos financieros? Un informe de Properati, el portal inmobiliario que analiza datos de toda Sudamérica, llevó a cabo un relevamiento de los costos de alquiler de departamentos cercanos a los parques más destacados de seis ciudades latinoamericanas. Los datos utilizados en esta comparación corresponden a anuncios de propiedades publicados a lo largo del 2023, y todos los valores promedio fueron convertidos a dólares americanos para facilitar la evaluación comparativa.

Vivir cerca de espacios verdes conlleva innumerable beneficios para la salud.

El Parque Tres de Febrero es el más caro para vivir cerca

Según el estudio de Properati, de toda Latinoamérica, el espacio verde más caro para vivir cerca es el Parque Tres de Febrero, ubicado en el barrio de Palermo, en la ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí, el precio promedio del alquiler para un departamento cerca de este parque es de US$2718 al mes, lo que se traduciría en aproximadamente $3.000.000 al valor del dólar blue hoy.

Por ejemplo, un departamento de 97 m² sobre avenida Cerviño al 4700 con vista al parque y al campo de polo tiene un valor mensual de $2.800.000. Otro departamento sobre Beruti al 4500 de 87 m² en una torre a metros del parque está publicado por US$2200 el mes. Mientras más metros más aumenta el valor del alquiler, como en el caso de un departamento de 295 m² sobre Villanueva al 1200 con un valor mensual de $3.000.000.

Este parque, popularmente conocido como Bosques de Palermo, es uno de los más grandes y visitados de la ciudad, con una superficie de 1,05 km². En esta zona de la ciudad también están localizados el Jardín Japonés, el Ecoparque (ex Zoológico) y el Jardín Botánico, que terminan en Plaza Italia, el centro del barrio de Palermo, con su tradicional avenida Santa Fe.

La ubicación indiscutiblemente juega un papel crucial en la elevada cotización de estos departamentos a lo largo de la Avenida del Libertador y en los alrededores. Sin embargo, es clave destacar que el valor añadido de estas propiedades va más allá de su ubicación privilegiada. “La distinción principal radica en que estos departamentos fueron concebidos para el usuario final, no destinados al mercado de alquiler”, expone Ignacio Camps, socio de Evoluer Real Estate.

La ubicación indiscutiblemente juega un papel crucial en la elevada cotización de estos departamentos a lo largo de la Avenida del Libertador y en los alrededores, aunque no es el único factor.

Según explica Camps, los propietarios optan por poner sus propiedades en alquiler debido a circunstancias específicas, ya sea porque se mudaron a zona norte o a Uruguay.

“En estos casos, los dueños no desean vender las propiedades, pero tampoco están dispuestos a alquilarlas a precios bajos. La razón detrás de esta elección radica en el apego emocional que tienen hacia sus hogares, aspirando a que los inquilinos aprecien las mismas características que ellos valoraron al adquirir la propiedad. Este factor psicológico influye en la fijación de precios, siendo diferente al enfoque en propiedades compradas con el propósito explícito de generar ingresos por alquiler”, señala el experto.

En contraste, la adquisición de departamentos con la intención de destinarlos al alquiler conlleva un enfoque más pragmático. Dado que los propietarios no desarrollan un vínculo emocional tan fuerte con estas unidades, los valores tienden a reflejar más fielmente el mercado y enfrentan una mayor competencia.

Sin embargo, cuando se trata de propiedades únicas, es común que los propietarios soliciten consistentemente montos superiores al valor de mercado. “Aunque en algunos casos estos precios pueden ser aceptados, en la mayoría de las situaciones se lleva a cabo un proceso de negociación para llegar a un acuerdo”, destaca Camps.

FUENTE: LA NACION

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS