miércoles 21 de febrero de 2024 - Edición Nº1711

Construcción | 29 ene 2024

Desarrollos

Núñez: se vendió una emblemática estación de servicio ubicada sobre la avenida Libertador

La mayor desarrolladora de oficinas del país, Raghsa, compró el terreno y planea armar un megapolo de oficinas en Núñez


Hace unas semanas se reveló una de las operaciones inmobiliarias más grandes de los últimos años. La mayor desarrolladora de oficinas de la Argentina, Raghsa, se quedó con un terreno emblemático ubicado sobre la Avenida del Libertador, al lado del local de Mc Donald´s y frente al estadio de Obras, en donde funcionaba una estación de servicio de Axion. La tierra de 2800 metros cuadrados, está en la esquina de la tradicional avenida y la calle Manuela Pedraza, en pleno barrio de Núñez.

De esta forma, la empresa consolida el polo corporativo de la zona en donde ya construyó el Centro Empresarial Libertador de 100.000 metros cuadrados de oficinas totalmente ocupado.

Con más de 1.000.000 de metros cuadrados construidos, la desarrolladora fundada en 1968 por Moisés Khafif, se destacó en el negocio residencial por la construcción de las torres Le Parc de Palermo, Puerto Madero y ahora en Punta del Este, pero su foco en Buenos Aires es netamente corporativo -oficinas top-.

El terreno adquirido, que ya se encuentra tapiado, está en una de las zonas con mayor potencial inmobiliario de la ciudad, en donde la tierra defiende una incidencia del metro cuadrado de un poco más de US$1000.

El plan de la desarrolladora es construir una nueva torre corporativa de oficinas premium que se destinará al mercado de renta para empresas de primera línea. Se tratará de un edificio con 50.000 m² totales de construcción y aproximadamente 25.000 m² rentables, con plantas libres y flexibles, dotadas de tecnología de última generación, según informó la propia empresa en un comunicado.

La estación de servicio Axion que funcionaba en la tierra adquirida por la desarrolladora.

El emprendimiento promete terminar de consolidar un polo corporativo sobre la Avenida del Libertador. En plena pandemia, la compañía inauguró el Centro Empresarial Libertador, el proyecto más ambicioso de la empresa hasta la fecha. Con una superficie de 100.000 m², esta imponente estructura, ubicada en la Avenida del Libertador al 7200, cuenta con 26 plantas libres que oscilan entre 1200 y 2900 m². Con un total de 60.000 m² rentables y un alquiler promedio de los US$32/m² al mes, se consagra como el edificio de oficinas AAA más grande del país.

Pero ese proyecto no es la única apuesta de Raghsa en la zona: en el 2020 llevó a cabo la compra de un terreno atrás del Mc Donald´s, en la misma manzana que ahora adquirió la tierra de la ex Axion, contigua al Centro Empresarial Libertador y en las inmediaciones de la antigua estación de servicio. En este terreno, previamente ocupado por canchas de fútbol, está en construcción el Centro Empresarial Núñez en Manuela Pedraza y Arribeños.

Este proyecto corporativo de US$55 millones de inversión estará listo a mediados del 2024 y tendrá una superficie total de 50.000 m², de los cuales 23.000 m² serán destinados para alquiler.

Con la adquisición de este último terreno, Raghsa consolida su posicionamiento en el mercado corporativo con 200.0000 m² en oficinas y una inversión que superará los US$300 millones contabilizando solo las tres torres corporativas en la zona, que además son los edificios de oficinas más importantes de la Argentina. Tres emprendimientos que, sin duda, convertirán al polo del corredor norte de la ciudad de Buenos Aires en el “nuevo Catalinas”

“Para el barrio de Núñez es positivo la llegada de un nuevo desarrollo de oficinas, porque va definiendo su fisonomía, contribuyendo al crecimiento exponencial de la zona”, afirma Mariano Vega, Gerente General de Raghsa.

En la imagen, el Centro Empresarial Núñez en construcción, atrás del Mc Donald´s, y en la otra cuadra el Centro Empresarial Libertador

“En los últimos años, se instalaron bancos, restaurantes, gimnasios, universidades, supermercados y complejos cinematográficos, aportándole más servicios y fáciles accesos para satisfacer las necesidades de la demanda que sigue en aumento. Estos desarrollos tienen un impacto positivo a nivel económico, social y medioambiental, ya que potencian la zona con nuevas oportunidades de crecimiento”, agrega el ejecutivo.

Desde la mirada del sector, los desarrolladores festejan la operación. “Es una gran noticia para el mercado inmobiliario, de muy alto impacto, sobre todo en este contexto post elecciones porque aunque el empresariado comparte la visión de Milei con respecto a sus anuncios y objetivos, persisten innumerables dudas acerca de la viabilidad de su implementación”, analiza Damián Tabakman, presidente de la Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios (CEDU).

Es por esta razón que la decisión de Raghsa de adquirir un terreno y emprender un proyecto de tal envergadura lo destaca como un evento de impacto sumamente “positivo y prometedor” para el sector inmobiliario. “La magnitud de la inversión económica y la extensión del proyecto son notables. Transacciones de terrenos con la capacidad de albergar proyectos de esta envergadura son pocas, y generalmente ocurren en momentos cruciales de la historia argentina, cuando algunos inversores optan por apostar fuertemente en previsión del futuro”, asegura Tabakman.

Como ejemplo, menciona la venta del terreno del Parque de Innovación ubicado en Udaondo y Libertador donde los Wherthein avanzan con un emprendimiento mixto. Otro caso fue, en pleno apogeo del gobierno de Mauricio Macri, la venta de la esquina de Libertador y Pampa -en la que también funcionaba una estación de servicio-, donde se terminó de construir una torre de oficinas. “Estos terrenos, de un valor millonario en dólares, requieren inversiones adicionales de varios millones para su desarrollo, y estas transacciones se concretan únicamente en momentos de inflexión significativos en la historia del país”, analiza el presidente de la CEDU.

FUENTE: LA NACION

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS