miércoles 21 de febrero de 2024 - Edición Nº1711

Negocios | 31 ene 2024

Estafa virtual

El “Hotel fantasma“ de la Patagonia: se vende por booking pero cuando los turistas llegan está vacío

Está ubicado dentro del Parque Nacional Monte León, en el noreste de Santa Cruz. Es una antigua casa que perteneció a la familia Brown Menéndez.


Perdido en medio de la inmensidad, el “Hotel Fantasma” de Monte León funciona como un anzuelo para desprevenidos. Quien no querría pasar una noche en esa casa, al calor de las estufas, refugiado del viento y percibiendo el sonido de la naturaleza, dominada por pumas y guanacos y a la distancia por el Océano Atlántico.

Es una seducción para los viajeros que llegan a la Argentina persiguiendo la idea de confín, de que ya no hay más nada, el mapa se acaba, el continente termina.

Historias del sur profundo, de viajeros diletantes y perdidos, de falsa calma. Imposible no pretender alojarse en esa casa, que parece victoriana, en los remotos y desolados paisajes del norte de Santa Cruz. Tomar un té o un café o una botella de vino, adivinando desde atrás de una ventana a los choiques o a las maras que merodean buscando comida.

Pero entonces, cuando llegan hasta su puerta, apoyan la maleta o se quitan de encima la mochila, descubren que han caído en una trampa: la casa está vacía.

La estafa funciona a la perfección y hasta ahora nadie la pudo detener. El “Hotel Fantasma” está publicado en Booking.com a precios atractivos (31.000 pesos la noche). No se pudo averiguar quién lo ofrece.

Pero las autoridades del Parque Nacional Monte León, creado en el año 2004 luego de una donación privada de tierras al Estado Argentino, no saben qué más hacer

Han tenido que explicarle en persona a los pobres turistas estafados que lo lamentan, pero la casa está vacía, está cerrada, en un estado de semi abandono, olvidada entre la estepa y el mar. Que, en efecto, allí funcionó una hostería hasta que los operadores decidieron concluir el negocio, varios años atrás. Y que, por si quieren saberlo, se buscan inversores que quieren hacerse cargo de resurgir el negocio.

“La gente se sorprende, pone cara de no poder creerlo. O más bien de no entender y finalmente se van. No se lo toman mal, por suerte. Pero algún vivo está vendiendo algo que no existe, está haciendo un negocio”, explica Mariela Gauna, la intendente del Parque Nacional.

“Intentamos hablar con Booking pero no lo conseguimos. La denuncia sola la pueden hacer los daminificados. Pero la publicación sigue ahí activa. Hacemos el procedimiento y todo funciona. Vas perfectamente, paso a paso, hasta el momento del pago. Es muy importante que se sepa que ese lugar está en desuso”, aclara la funcionaria.

El parque nacional Monte León está situado sobre el litoral marítimo de Santa Cruz. Constituye una muestra poderosa de la biodiversidad de la estepa y costa patagónica en buen estado de conservación, con sitios de valor paleontológico.

Cuenta con una superficie de 62.169 hectáreas 26 a 30 ca y posee 36 km de costas sobre el mar Argentino. Bajo el nombre genérico de parque nacional se comprende el parque nacional Monte León y la reserva nacional Monte León.

Francisco P. Moreno (impulsor del sistema de parques nacionales de Argentina) visitó el área a fines del siglo xix, como también lo hicieron Carlos Ameghino y el padre Alberto De Agostini.

La estancia Monte León perteneció a la firma The Southern Patagonia Sheep Farming Company Limited. Esta gran explotación ovina se vendió en 1920 a la familia Braun, quienes continuaron con esa actividad hasta 2006. La extracción de guano fue importante hasta 1930.​

La historia es que el filántropo norteamericano Douglas Tompkins y su esposa, Kris, a través de la fundación Vida Silvestre, compraron esta estancia que pertenecía a la familia Brown.

Casi la totalidad de las 60 mil hectáreas fueron donadas en 2001 a Parques Nacionales para la creación de un área protegida de acceso público. Pero una fracción de 270 hectáreas quedó en poder de la fundación porque la familia puso como condición quedarse con la gestión de la casa principal como una hostería. Años más trarde, Silvia Braun y su marido fallecieron y la casa principal quedó definitivamente en manos de la ONG.

Desde entonces, se busca un prestador turístico local que quiera trabajar la propiedad para darle el desarrollo turístico que el parque todavía necesita. .

“No hemos encontrado todavía a nadie, pero se ve que algún vivo decidió ponerlo a la venta en Booking, estafando a un montón de gente que llega para conocer el parque. La casa está completamente cerrada y desde hace diez años nadie la está operando. Es una pena porque la Fundación la cedería sin cobro de canon alguno y solo con el compromiso de trabajarla turísticamente. Esa empresa todavía no apareció, pero si un chanta que le está robando a la gente”, explica uno de los ambientalistas que trabaja en Monte León, llevando a cabo diferentes tareas de conservación de especies.

Mientras esto no se resuelve, sigue valiendo la pena llegar a Monte León. Pero siempre teniendo en cuenta que las opciones son carpa o visita de ida y vuelta en el día. La hostería ya recuperará la gloria perdida.

FUENTE: CLARIN 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS