domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº1855

Negocios | 2 jul 2024

Mnasiones famosas

Así es por dentro la espectacular mansión que Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas venden por 12 millones de dólares

La propiedad de los reconocidos actores en Estados Unidos tiene ocho habitaciones en suite, doce baños y vista al río Husdon


Después de que sus hijos Dylan (23) y Carys (21) abandonaran el nido, y con planes de pasar la mayor parte de su tiempo entre las Bermudas y Europa, Catherine Zeta-Jones (54) y Michael Douglas (79) decidieron poner a la venta su mansión de 1080 metros cuadrados por doce millones de dólares.

Conocida como Long Meadow, la propiedad está ubicada en un terreno de 4,8 hectáreas en el municipio de Irvington y tiene acceso al río Hudson.

Construida en 1929, la propiedad de cuatro pisos de estilo georgiano que la actriz adquirió en 2019 por 4,5 millones de dólares –y renovó conservando sus características originales– se destaca por su majestuosa estructura de ladrillo y piedra, los amplios ventanales, elegantes ambientes y un fabuloso entorno natural –está en medio del Matthiessen Park, en Irvington– con vista al río Hudson. “

La galería de nueve metros de largo desemboca en distintas habitaciones formales e informales.

Cuando compré esta casa sabía que nuestra familia compartiría muchos momentos felices aquí, y así fue”, contó la actriz al periódico The Wall Street Journal sobre la finca de ocho habitaciones en suite, doce baños y amenities que incluyen gimnasio, playroom, pileta cubierta con salida al jardín, terraza y garaje con espacio para cuatro vehículos.

El elegante living aloja una de las cuatro chimeneas a leña de la mansión.

Es enorme pero no la más grande que han poseído: en 2019 se deshicieron de una mayor en la cercana localidad de Bedford para comprar esta a renglón seguido. Si la venden cinco años después se debe a que cada vez pasan más tiempo en Bermudas y en Europa.

La pared de color rojo y la imponente araña son los grandes llamativos del comedor, que a su vez se conecta con la naturaleza exterior con vista al río.

La mansión tiene nombre propio, Longmeadow, y se encuentra a unos 40 kilómetros de la ciudad de Nueva York. Cuenta con ocho dormitorios, 11 baños y un aseo. Y fue restaurada por completo recientemente.

La cocina, revestida de ladrillos, incluye una isla para comer y artefactos de acero inoxidable.

Es de estilo georgiano y en su interior hallamos maderas nobles, suelos de piedra, paredes de laca roja en el comedor formal, y numerosas chimeneas.

En el primer piso se encuentran una sala de estar, el comedor y una cocina de grandes dimensiones con paredes de azulejos, mostradores de mármol e isla de chef con almacenamiento para vino.

Uno de los ocho dormitorios en suite de la casa, con chimenea y amplios ventanales.

Arriba, la suite principal es tan espaciosa que alberga una salita de estar y el baño correspondiente dispone de chimenea y una lámpara de araña. Por lo demás, consta de biblioteca, gimnasio, piscina cubierta y climatizada, garaje para cuatro vehículos. Tras la fachada trasera de la mansión, de 40 metros, discurre el río Hudson.

“Cuando compré esta casa sabía que nuestra familia compartiría muchos momentos felices aquí, y así fue”, contó la actriz al periódico The Wall Street Journal.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS