miércoles 30 de septiembre de 2020 - Edición Nº472

Sector Inmobiliario | 19 feb 2020

Para tener en cuenta

Diferencias entre una reserva y una seña

En la primera se permite un tiempo de pensar las conveniencias del inmueble. En la segunda, ya se trata del inicio de una operación


A la hora de participar en un negocio inmobiliario es fundamental conocer las caracteristicas de estas herramientas, sus beneficios y también las consecuencias de su implementación. En esta columna, María Bower explica cada uno de esos detalles.   


A la hora de afrontar una inversión inmobiliaria –ya sea un alquiler o la compra de un inmueble- es muy importante conocer cuáles son las diferentes herramientas de negociación , como por ejemplo las reservas y las señas . Las cuales para muchas personas son parecidas, pero en realidad tienen diferencias importantes.   
Estas temáticas son recurrentes en las consultas del mundo inmobiliario y Maria Bower las viene a dirimir en esta columna. La reserva “generalmente es un escrito, a través del cual usted puede reservar un inmueble para la locación o un inmueble para la compra ”. 


En el mismo se pactan los precios y los plazos para esa reserva, los cuales se convienen con la inmobiliaria. “Esto le permite a usted contar con la tranquilidad de saber que la propiedad ya es suya , por lo que puede en ese proceso juntar tranquilamente la documental que necesita, ya sea para el alquiler o la compra ”, explicó la corredora inmobiliaria.   


¿Dónde radica la diferencia entre la reserva y la seña? Básicamente en lo que ambas permiten y en las consecuencias de su implementación. En la reserva –que supone un tiempo para pensar y estudiar las factibilidades y conveniencias- el inquilino o comprador se volverá a encontrar con el monto entregado cuando finalice la operación, o también si –por alguna razón- esta no se llegó a concretar. En este caso “ usted recupera la totalidad del dinero ”.   


Mientras que no sucede lo mismo con la seña . Ésta forma parte de lo legislado en el Código Civil y Comercial de la Nación y se traduce en un inicio de la operación, sus montos son confirmatorios del contrato. En el caso de que el mismo se retrotraiga existe una penalización. “ El mejor consejo es siempre pagar una reserva para el inmueble que le gusta –en las operaciones del mercado inmobiliario- y poder concluir prontamente con la operación, para instalarse en la propiedad ”, agregó Bower.

Fuente: MisionesOnline 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS