sábado 28 de noviembre de 2020 - Edición Nº531

Sector Inmobiliario | 3 nov 2020

Mercado inmobiliario

Departamentos en pozo: "El boom va a suceder"

Así estimó Ariel Champanier, CEO de Re/Max Premium. Dijo que la incertidumbre puede venir del lado político no del mercado


El bajo costo de construcción por las sucesivas subas del dólar generó que el valor del metro cuadrado de los departamentos en pozo en la ciudad de Buenos Aires bajara 12,3% en dólares desde el primer trimestre de 2019. Sin embargo, distintas inmobiliarias dijeron que todavía no hay un boom de ventas, aunque sí algo más de movimiento.

Algunos dicen que la demanda busca obras ya casi finalizadas con buenos precios de contado en dólares para evitar el riesgo de que el emprendimiento no se termine; otros señalan que también hay interés en las que se entregan a más largo plazo, ya que se pueden pagar en más cuotas en pesos ajustados por el índice de la Cámara Argentina de la Construcción, incluso después de la posesión.

De acuerdo condatos de Zonaprop sobre la base de avisos del portal, en febrero de 2019, el metro cuadrado promedio en pozo estaba en US$3029, mientras que en septiembre de 2020 llegó a Us$2657, lo que significa una caída de 12,3%.

El precio promedio en dólares de todos los departamentos publicados a la venta en la ciudad de Buenos Aires acumula una caída de 6,9% desde el máximo registrado en el primer trimestre de 2019. Los usados bajaron 6,7% (de US$2713 a US$2531) y los que son a estrenar, 8,7% (de US$3078 a US$2809).

A pesar de esta baja de los precios de los departamentos en pozo, todavía no hay un boom de ventas, según Ariel Champanier, presidente de RE/MAX Premium. “No notamos una demanda superior a la que se tenía. Yo pensaba que iba ser más fuerte, pero hablo con desarrolladores y me dicen lo mismo. Creo que está lenta por la incertidumbre política, porque hay oportunidades. Hay emprendimientos a muy buenos precios. Tendríamos que vender 10, 20 departamentos al mes y no pasa. No se ve un boom, pero va a suceder”, dijo.

Miguel Ludmer, director de Interwin, comentó que tienen una cantidad importante de operaciones “a pesar de las malas noticias del mercado y la volatilidad del dólar”.

Según Ludmer, esto se explica, por un lado, porque la gente “decide colocar sus excedentes en pesos en valores inmobiliarios” y porque “hubo cierto retiro de colocaciones financieras en dólares y parte de ellas empezaron a derramarse en el mercado inmobiliario”. “Hay una reactivación importante en consultas sin perjuicio de que también aparecieron precios más competitivos por los costos más bajos de la construcción”, completó.

Pero el interés en inversiones de pozo no sería uniforme. De acuerdo con Pablo Brodsky, director de la inmobiliaria Predial, lo que más tracciona son los precios de oportunidad en obras que están cerca a finalizarse, porque la gente quiere exponerse al menor riesgo posible. “Nunca hubo un momento con un costo más bajo en dólares para construir que este y la gente quiere invertir, pero buscan obras que estén por la mitad con la entrega lo más rápido posible para bajar el riesgo”, opinó.

Dijo que hay inversores que necesitan salir porque se van del país o quieren comprarse una casa en un barrio cerrado. “Se pueden encontrar
unidades con un metro cuadrado entre US$1600y US$1800 pronta entrega para un comprador que pague en efectivo y no en cuotas. Son productos que se vendían arriba de los US$2500 en Chacarita y Paternal, por ejemplo”, describió.

Norberto Lepore, de Lepore Propiedades, dijo que ellos perciben más interés sobre obras a las que les falta un poco más de tiempo para finalizar, a dos años, porque se paga un 30% en dólares y el resto en pesos que se ajustan por CAC. “El ahorro del argentino es en dólares, así que incluso si las cuotas en pesos se incrementan por la evolución del índice, la gente se favorece porque cambia los dólares en el mercado no oficial y paga”, explicó.

Agustín Walger, director de Lepore, sumó que las cuotas no solo están pensadas como ganancia. “Hay gente que no cuenta con la totalidad del dinero debajo del colchón porque si no iría a buscar un producto terminado y negociaría”, afirmó.

Por último, Lepore dijo que han extendido la fi nanciación hasta dos años después de la posesión para entusiasmar a quien compra y la ecuación también resulta interesante para los vendedores porque, si bien cobran más adelante, van aplicando ese dinero a otras obras que tienen en ejecución.
“Se da un doble juego. El comprador se beneficia al comprar en pesos y al desarrollador le sirve porque los costos de construcción hasta hoy se achicaron y él puede achicar sus precios”, aseguró, y dijo que desde hace un mes detectan una reactivación, a pesar de que la economía “no ande bien y haya inseguridad por razones psicológicas”.

Fuente: La Nación

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS