domingo 14 de julio de 2024 - Edición Nº1855

Construcción | 20 may 2024

Proyecto top

Recoleta: el edificio de 22 pisos y estilo brutalista que se convertirá en un proyecto con departamentos de lujo

La exclusiva zona de La Isla en Recoleta recibe la construcción de un nuevo proyecto que tendrá vistas a la Biblioteca Nacional y a la Plaza Francia; los diferentes precios de las propiedades en el barrio según las calles, las cuadras y manzanas


Enclavada en apenas ocho manzanas entre el cementerio de Recoleta y la imponente Biblioteca Nacional, abrazada por las avenidas Las Heras, del Libertador, Pueyrredón y la calle Agüero, se encuentra La Isla de Recoleta, una microzona de gran valor inmobiliario en la capital porteña. Su ubicación está compuesta principalmente por calles empedradas, amplias veredas y sus típicas casas y edificios de estilo arquitectónico clásico.

Este lugar, que hoy en día está compuesto mayormente por imponentes edificios de departamentos y embajadas, tiene una historia que se remonta al siglo XIX.

En sus primeros días, La Isla de Recoleta estaba poblada de exclusivas residencias del tipo petit hotel y casonas rodeadas de parques. Sin embargo, con el paso del tiempo y la promulgación de la ley de propiedad horizontal en la década de 1940, muchas de estas lujosas casas fueron demolidas para dar paso a edificios de departamentos de alta categoría, que se alzan hoy en día como verdaderos íconos del lugar.

A pesar de los cambios a lo largo de los años, La Isla de Recoleta todavía conserva su encanto y elegancia, convirtiéndose en una zona residencial exclusiva y de alta categoría que se caracteriza por tener un ambiente tranquilo y arbolado.

TE PUEDE INTERESAR:  Coto desarrollará con Elsztain un proyecto inmobiliario en un edificio emblemático frente al Obelisco

Sin embargo, a solo unas cuadras de distancia, en la esquina de la avenida Las Heras y Agüero, los transeúntes habrán notado los grandes carteles que rodean el Edificio Costanera, la torre donde hasta el 2021 se encontraban las oficinas de Telecom. Este edificio de 22 pisos y 72 metros de altura, que fue construido en 1979 con una arquitectura brutalista típica de la época, hoy está siendo transformado en un proyecto emergente que desafía la tradición del barrio.

La Isla está compuesta principalmente por calles empedradas, amplias veredas y sus típicas casas de estilo arquitectónico clásico.

Frente a la Plaza del Lector y al lado de la Iglesia de San Agustín, se planea convertir este icónico edificio en un complejo residencial llamado Atrium La Isla, desarrollado por ByB. A diferencia de la estructura austera de hormigón que presenta actualmente la torre, el nuevo edificio destacará por su estilo moderno y minimalista, ofreciendo unidades de uno a cuatro ambientes, con tamaños que van desde los 38 m² hasta 200 m². El precio aproximado por metro cuadrado comienzan en US$3000, mientras que los valores de venta de las unidades parten desde US$163.000.

Además de cinco locales comerciales en planta baja, Atrium La Isla contará con 1000 m² de amenities, que incluyen un spa con sauna, una terraza con pileta y vistas al río, más un gimnasio completo, entre otros. Su ubicación es otro factor clave, no solo por las vistas a la Biblioteca Nacional y a la Plaza Francia, sino por su accesibilidad a las principales avenidas: el proyecto se encuentra a tan solo 200 metros de la Avenida del Libertador y a 300 metros de Figueroa Alcorta.

El edificio ofrecerá unidades de uno a cuatro ambientes, con tamaños que van desde los 38 m² hasta 200 m².

Una torre en un barrio de petit hotels

Si bien Recoleta no escapa a las transformaciones inmobiliarias de CABA, el barrio está notablemente menos saturado de desarrollos en comparación con otras zonas tradicionales de la ciudad, como Palermo o Belgrano, e incluso con áreas más recientes como Núñez y, en los últimos años, Caballito. “La escasez de terrenos disponibles es un factor determinante”, argumenta Gabriela Goldszer, directora de Ocampo Propiedades, comercializadora exclusiva del Atrium La isla.

Este fenómeno se debe en parte a que el Recoleta mantiene su reputación como la “París de América”, gracias a los palacetes y pequeños hoteles construidos entre finales del siglo XIX y las primeras décadas del XX. “Aunque muchas de estas residencias tradicionales fueron demolidas a partir de la década de 1960, hoy en día existe un activismo significativo, similar al que se observa en otras partes de la ciudad, destinado a preservar lo que queda y evitar futuras demoliciones”, menciona Martín Pinus, director de la inmobiliaria homónima. No obstante, el experto asegura que no se puede detener por completo la modernización, por lo que se busca que los nuevos proyectos inmobiliarios y hoteleros respeten el estilo clásico de las mansiones existentes.

FUENTE: lA NACION

 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS